• Lola Hernández Gallardo

“Fuegos artificiales”, a ti te enamoran y a mí me duelen los sentidos


“Desde que aparatos explosivos que utilizaban pólvora se incorporaron a la guerra europea a finales del siglo XV, éstos se han utilizado no sólo para entretener y sorprender a un público, sino también -con un efecto devastadoramente destructivo- en el campo de batalla.”




Los chinos y árabes, no podrían haber imaginado lo devastadoramente destructiva que resultaría el uso lúdico de la pólvora para muchas personas y animales que padecen serios retos en el procesamiento sensorial. Los fuegos artificiales son un arma que agrede los sistemas auditivo y visual provocando crisis de ansiedad, dolor en los sentidos, autolesiones y hasta convulsiones.


Los fuegos artificiales son un entretenimiento de luces y color que deleita la vista y alegra los corazones de muchos sin embargo, un importante número de personas y mascotas no cuentan con herramientas propias para poder procesar e integrar el sonido estruendoso y las luces destellantes que a muchos hacen sonreír.



En este escrito no comentaré si debe detenerse el uso de la pirotecnia o no, más bien compartiré algunas ideas para las familias que tienen en casa a alguien que entra en crisis durante las festividades por el sonido y reflejo de los fuegos artificiales.


Anticipemonos a las épocas de fiesta:

  • Se pueden buscar videos con imágenes de fuegos artificiales para mostrar a la persona (eliminando el sonido), mientras se le comenta que éstos se utilizan cuando se celebra algo importante, que a muchas personas disfrutan mucho de ver los fuegos artificiales y les produce alegría. Es fundamental hablarles de acuerdo a su edad.

  • Crear de un refugio de antemano: un baño, dentro de la regadera, un closet, una alacena amplia, una caja grande, debajo de una cama o escritorio, que podamos acondicionar como un espacio de contención y seguridad. Imaginemos que estamos creando un escondite cubierto con almohadas, cojines, cobijas, peluches, colchonetas para aislar las sensaciones corporales provocadas por el sonido, un espacio seguro para que la persona pueda permanecer resguardada, con los oídos tapados mientras pasan los sonidos estruendosos de los fuegos artificiales.

  • Masticar un chicle o gomitas, morder en una mordedera de goma, chupar un caramelo, tomar líquido o hacer burbujas utilizando un popote, pitillo o sorbete muy angosto y con curvas, puede ayudar mucho para regular la sensación auditiva.

En el siguiente video amplio las recomendaciones anteriores y comparto algunas otras opciones de lo que puede hacerse para aliviar la sensación producida por el ruido y las luces producidas por los fuegos artificiales.

Debo aclarar que la mejor sugerencia es que en temporada de celebración, es una buena idea alejarse fisicamente de los sitios en los que se sabe habrá pirotecnia, por lo menos mientras la persona afectada recibe intervención en el procesamiento sensorial y es capaz de gestionar los sonidos, luces y olores.


Recordemos que si bien somos de esas personas que disfrutamos observar los espectáculos pirotécnicos, es humano considerar que existen un importante número de niños, adolescentes y adultos que se ven seriamente afectados por ese espectáculo que tanto disfrutamos y que una de esas personas podría ser uno de nuestros seres amados o nosotros mismo.

¿Qué harías si la persona afectada fueras tú?


Lola Hernández Gallardo


  • Facebook Lola Hernández
  • Instagram Lola Hernández
  • YouTube Lola Hernández
  • Twitter Lola Hernández
  • LinkedIn Lola Hernández

Página web creada por  Pix by Pix

Lola Logo Horizontal.png